domingo, 28 de septiembre de 2014

Son tierras para el águila...

Un extraño escalofrío recorrió mi cuerpo. Esa agradable sensación de saber que estas contemplando un momento extraordinario. Recordaba los relatos leídos en mi niñez de libros de naturaleza cuando hablaban de las grandes rapaces, de la fuerza que estas transmiten a quienes las observan.
Aguila calzada, con todo su poderío.